domingo, 6 de junio de 2010

SILENT TREATMENT.

       Ya no quiero hablar, no más, odio mi voz, odio que la gente tenga que escucharla, me gustaría amputarla, amputar mi voz y guardarla sólo para mi en una pequeña caja de cristal, sacarla de vez en cuando y recordar que un día pude hablar. Después, volverla a guardar y dejar que se la coman los ratones, esos tan escuálidos y hambrientos que se comen las paredes, esos que lamen los tapetes en busca de migas y pelusas, esos MIS ratones… esa MI voz… ese MI silencio…
     Me gustaría no hablar y que el mundo entero se perdiera con mi voz, que se perdieran en un gran laberinto de cal que les reseque la boca, me gustaría vivir en un mundo de estatuas y ser un vegetal.
     Quizás si me encierro en un frasco de formol y me arrojo al mar, quizás si me lanzo a un pantano de infinito azul silencio, quizás así podría parar las náuseas y el repudio; sí, vomitar es exhaustivo, mas cuando viene acompañado del llanto y el dolor… me gustaría ya no llorar.
     Quiero dejar de culparme, dejar de sentirme como un idiota, quiero dejar de convertir las cosas en cenizas, y crear más. Me gustaría dejar de convertir todo lo que toco en oro y darle vida a mis creaciones; quisiera arrancarme una costilla y crearme compañía, pero esos sólo son cuentos de niños para asustarlos en las noches, la verdad es que hay brujas que te arrastran abajo de tu cama, y escarabajos que te chupan la energía, ésa es la verdad.
     La verdad es que no hay día que abra la puerta y no tema por lo que me espera afuera, pero aun así salgo, con la terrible esperanza de encontrarme un pedazo de "FE"  tirado en la banqueta, … quizás a lo que realmente le tenga miedo es a encontrarlo, o a encontrarla a ella… pero seguro así tenía que ser… éso es lo único seguro… mi abstinencia a ti y mi interminable imperfección, éso es lo que tenía que ser, por algo hoy no estas aquí y por algo lo que hoy amputo es mi voz y no mis manos, éso lo sé.

No hay comentarios: